Monday, 31 October 2016

Studia Croatica – In memoriam



Studia Croatica – In memoriam

Al cumplirse 56 años de fundada la revista Studia Croatica y en la Conmemoración de los Fieles Difuntos, recordamos a los colaboradores fallecidos: escritores, traductores, artistas cuyas obras se reprodujeron, directivos de la revista y miembros del Instituto de Cultura Croata, sponsors, benefactores y personas que han colaborado con la revista y su difusión.

Dr Oscar Raúl Abdala 
Dr Martín Axel Aberg Cobo 
Herman F. Ahminov
Božidar B. Abjanić
Dr Branimir Anzulović
Ivan Babić, coronel
Marcel Bakarčić, Argentina
Marina Baričević
Dr Pedro Pablo Barnola SJ
Dr Ernest Bauer
Dr Anđelko – Angel - Belić
Dr Charles Béné
Narciso Binayan Carmona
Dr Jerry Blaskovich, MD
Dr Milan Blažeković
Ivo Bogdan
Rafo Bogišić
Dr Antun Bonifačić
Ivo Borić
Tomislav Borić
Tomislav Bošnjak
Olga Brajnović
Romualdo Brughetti
Dr Edo Bulat
Esc Jasna Bulat
Bruno Bušić
Vladimir Ciprin
Prof Danijel Crljen
Ing. José Crnko
Dr. Milivoj Crnko
Josip Crnobori
Dr Antun Cvitanić
Dra Đurđica Cvitanović 
Dr Petar Čapkun, OFM
Ivan Čović
Prof Veljko Deur
Dr Tihomil Drezga
Zdravko Dučmelić
Mira Dugački Vrljičak
Dr Vladimir Dugački
Dr Franjo Dujmović
Dr Alejandro Dussaut
Stjepan Džalto
Šime Đodan
Dr Carlos Alberto Erro
Dr Franjo Hijacint Eterović
Prof. Univ. Mirko Eterović
Prof. Univ. Luka Ev. Fertilio
Dr Ricardo Floegel
August Frajtić
Dr Branko Franolić
Vladimir Frković
Dr Eduardo Augusto García
Prof. Ante –Tonko– Gazzari
Teodoro Golubić
Vlado Gotovac
Djuro Grlica
Archiduque Dr Otto de Habsburgo
Dr. Pavel Horvat
Dubravko Horvatić
Dr Ivo Hühn
Dr José Luis de Imaz
Drago Ivanišević
Jure Ivanović
Robert Jean Ivanović
Radoslav Ivelić Kusanović
Jozo Ivičević-Bakulić
Marcos Janton
Marko Japundžić
France Jeza
Andjenko Jurun
Dr Mladen Kabalin
Dr Ante Kadić
Prof Branko Kadić
Karlo Kalajzić
Duško Kalebić,
Dr Dragutin Kamber
Srećko Karaman
Zvonimir Katalenić
Metod Kelava, OFM
Lic Ivo Kisić
Prof y General Rudolf Kiszling
Joza Kljaković
Dr Antun Knežević
Slavko Kopac
Lucijan Kordić, OFM
Dr Ivo Korsky
Kazimir Kovačić
Dr Stjepan Krašić, OP
Kristijan Kreković
Dr Mate Krvavica
Dr Franjo Kuharić, cardenal
Dr Božidar Latković
Dr Radovan Latković
Dr Eugen Laxa
Ivo Lendić
Magister Ernesto Livačić Gazzano
Dr Mate Luketa
Dr Rodolfo N. Luque
Magister C. Michael McAdams
Ivona Maixner Dončević
Dr Dominik Mandić, OFM
Dr Miguel Ángel Marcelia
Dipl juris Mato Marčinko
Vlatko Marić
Zlatko Markus
Guillermo Martinez Marquez
Zlata Marušić
Roko Matjasic Martinic
Dr Drago Matković
Fedor Mažuranić
Dr Stanislav Mečiar
Prof. Matko Medo
Mirko Meheš
Vilko Meinzel
Ivan Meštrović
Ing Karlo Mirth
Prof Zvonko Mustapić
Dr Franjo Nevistić
Prof Vinko Nikolić
Antun Nizeteo
José León Pagano
Dr Bazilio Pandžić, OFM
Ivan Pandžić
Vjekoslav Paver
Andjelko Nedo Pavešković
Vlatko Pavletić
Lino Pedišić, OFM
Šime Pelicarić
Ljeposlav Perinić
Dr Bonifacio (Krešimir) Perović, OFM
Ilija Perušina
Dr Jure Petričević
Dr Ernest Pezet
Dr Nenad Tomislav Plivelić
Dr Štefan - Esteban Polaković
Miguel Poradowsky
Dr George Jure Prpić
Prof Bogdan Radica
Dr Tihomil Radja
Dr Velimir Radnić
Gracian Raspudić, OFM
Stjepan Ratković
Eudocio Ravines
Johann Georg Reissmüller
Antonio Rendić Ivanović
Atilio R. Rocca
Ivo Rojnica
Dr Adolfo Ruiz Diaz
Anka Rukavina
Hans Peter Rullmann
Frane Sarić
Prof Roque Scarpa
Carlos S. A. Segretti
Marko Sinovčić
Ivan Slamnig
Dr Ante Smith Pavelić
Urban Stefanić, OFM
Dr Ante Stier
Miro Stoka
Carl Gustaf Ströhm
Miroslav Šicel
Žarko Šimat
Boris Široki
Ing. Krešimir Španje
Dr Zlatko Aurelio Tanodi
Jadranka Tevšić
Dr Pavao - Pablo Tijan Rončević
Ernest Tomašević
Dr Ivan Tomas
Dr Dinko A. Tomašić
Dr Franjo Tudjman
Ing Ante Turica
Josip Turkalj
Pero Tutavac Bilić
George Uscatescu
Maksimiljan Vanka
Viktor Vida
Kvirin Vasilj
Dr Marko Veselica
Prof Mirko Vidović
Dr Ivan Vitezić
Dr Vjekoslav Vrančić
Dipl juris Kazimir Vrljičak
Dra Marija Vrljičak
Dr Stanko Vujica
Dr Pero – Pedro Vukota
Dr Primo – Prvislav Weisemberger Raganzini
Ivan Werner
Miguel Wieckowski
Dra Zelić Bučan Benedikta
Marijan Zlovečera, OFM
Prof Dušan Žanko
Josip Županov

49 - 1918, nace el Estado de los Serbios, Croatas y Eslovenos - 2000 Años de historia de Croacia


1918, NACE EL ESTADO DE LOS SERBIOS, CROATAS Y ESLOVENOS

El líder croata Esteban Radić dice de los delegados croatas que envían a Belgrado que ellos partían "como gansos en la neblina". Y es así como son víctimas fáciles de la astucia serbo-bizantina, y a la ayuda prestada a Serbia por sus "aliados" ingleses, franceses y rusos. Los grandes proyectos políticos soñados para un gran imperio serbio en los Balcanes parecían tomar cuerpo:

-           la resurrección del Imperio del zar Dušan (Dushan);
-           el reino teocrático del patriarcado de Pecs del siglo XVI;
-           el proyecto de Garašanin de 1844;
-           el proyecto de la "Mano negra", hecho suyo por Alejandro I.

Las conquistas territoriales y la creación del gran Imperio serbio, aparte de ser una inspiración bizantina, son justificados por los serbios por ciertos lemas:

 -          "los serbios son todos y están en todas partes", de Vuk Karadžić;
-           "en donde vivan serbios, incluso si son la minoría, es Serbia", según el sabio y sociólogo serbio J. Cvijić; "en donde existan tumbas serbias, es territorio serbio" vuelven a recordar esta frase los dirigentes serbios en 1991 para justificar su agresión a Croacia y Bosnia.

Como podemos apreciar, las ideas del "espacio vital", "pueblo elegido de Dios", "destino manifiesto" y otras expresiones similares, no fueron inventadas por el fascismo italiano o el nazismo hitleriano, eran ideas que ya existían entre los hegemonistas serbios y la ponen en aplicación en 1918:

La conquista de todos los territorios en donde existan serbios y más allá aún para lograr una "salida directa al mar para Serbia". No pudiendo obtener esta salida a través de Salónica durante la guerra, como regalo de los Aliados, el rey serbio Alejandro I, prepara en 1924, un plan de ocupación de Albania utilizando para ello a los refugiados rusos blancos (80'000) que habían llegado a Serbia en 1921.

La nación serbia ortodoxa es una "gran nación dominante" y debe someter a las otras naciones para convertirse en el gran Imperio serbio:

"los macedonios, montenegrinos, valacos, y la minoría búlgara en Serbia son, por definición, serbios, ya que son ortodoxos"; "los albaneses del Kosovo y los musulmanes (Bosnia y Sandjak), considerados como turcos, serán, una parte, expulsados a Turquía, los otros, a la larga, deberán convertirse en ortodoxos, ya que antes de las conquistas otomanas, ellos no eran musulmanes";

"los croatas como los eslovenos y otras minorías son los "serbo-croatas", por lo tanto, una tribu perteneciente a la gran nación serbia"; "al fin de cuentas, en el Imperio, no pueden existir sino que solamente serbios ortodoxos".

Desgraciadamente para estos grandiosos planes serbios, los croatas, liberados de la opresión política, económica y cultural del Imperio de Austria-Hungría en 1918, no tenían ni la menor intención de aceptar esta dictadura serbia, que demostrará ser catastrófica para Croacia, tanto en lo económico, lo político y social. El desconocimiento sobre la historia de Croacia y sus relaciones con Serbia, ha permitido a seudo "expertos" en los Balcanes, a políticos y periodistas incluso, difundir la falsa idea de la existencia del "odio secular y casi tribal entre ambos pueblos."

Este fenómeno se produce sobre todo en 1991, año en que Serbia inicia su guerra de agresión y rapiña contra el territorio croata; los políticos y la prensa europea, de una manera muy ligera y sin conocimientos básicos de la Historia, proclaman que la guerra es el resultado del odio entre croatas y serbios Pero, poco a poco, la verdad fue dándose a conocer, logrando disipar la espesa madeja de mentiras con que la clase dirigente serbia en su conjunto (desde socialistas a la extrema derecha) intentaba confundir a la opinión pública mundial durante la guerra de agresión iniciada en 1991.

________________

Gaspar Glavic: Mis lecturas sobre los 2000 años de la historia de Croacia
Studia Croatica - electronic edition
______________________________________________________________


Sunday, 30 October 2016

47 - Croacia y el Estado de los Serbios, Croatas y Eslovenos - 2000 Años de historia de Croacia


CROACIA Y EL ESTADO DE LOS SERBIOS, CROATAS Y ESLOVENOS


Durante los cuatro años que duró la Primera Guerra mundial, los croatas fueron llamados a servir en el ejército austro-húngaro (bajo sus propias banderas) y debieron enfrentar principalmente a los Rusos e Italianos. Los croatas combatirán bien, sobre todo las jóvenes unidades de infantería y los cazadores originarios de Bosnia-Hercegovina, considerados como soldados de "elite", selectos, los que el historiador Werner Schachinger en su obra ("Die Bosniaken kommen") nos cuenta que ellos tenían el sobre nombre de "los exóticos del Emperador" en razón de un fez (gorro de fieltro rojo, en forma de cubilete y con borla, usado en el Oriente Medio y en Marruecos) que estos soldados croatas utilizaban. Esta buena reputación que habían adquirido, concernía también a los oficiales superiores de primer rango entre los cuales figura el "feldmarschaIl" Svetozar Borojević, Barón de Bojna (1856-1920), quien derrota a los Rusos en Komarov en agosto de 1914, defiende los Cárpatos (Limanovo), y enseguida estará al mando del ejército en las terribles batallas libradas en Isonzo, Italia. De una fidelidad absoluta a la monarquía, sin embargo no podía ser el modelo que representara las tendencias profundas de un pueblo croata que el Estado mayor imperial persistía en tenerlo como "poco seguro", tomando en cuenta el auge de la idea "eslavista " que crecía entre ellos.

Mientras que los principales jefes. políticos croatas (Hinković, Supilo, Trumbić) conspiran en el extranjero en el seno del Comité yugoslavo, un gran numero de prisioneros y desertores se integran en la Legión yugoslava que combate junto a los Aliados en el frente de Salónica. En octubre de 1918, se produce la caída del Imperio Austro-Húngaro y en Zagreb se crea el Consejo National Supremo que preside el esloveno Anton Korošec. Este organismo vota, el 19 de octubre, una resolución por la cual se decide que el Reino de Croacia, Eslavonia y Dalmacia rompen con los Habsburgos para formar el Estado Independiente y Soberano de los eslovenos, croatas y serbios (se refiere únicamente a la minoría serbia de Croacia). Los diputados ratifican esta resolución y proclaman que: "Dalmacia, Croacia, Eslavonia y Rijeka, forman un Estado Independiente". Este Estado vivirá solo un mes. El Sabor (parlamento) croata, propone entonces a Serbia de constituir un Estado común bicéfalo. Contactos se establecen a través de Ginebra con los representantes de Serbia, y un acuerdo limitado se concluye el 9 de noviembre de 1918, en espera de la convocación a una Asamblea Constituyente. Pero en Belgrado, no se tomaban en cuenta los 14 puntos del Presidente Wilson, ni de la Justicia Internacional, como tampoco los principios democráticos y aún menos los deseos del pueblo croata. Los serbios reniegan rápidamente de sus compromisos aceptados en Ginebra y desde el l ero. de diciembre de 1918, proclamarán la unión y la fundación del Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos (KSHS). A este nuevo reino aún sin constitución propia, se le aplica simplemente la constitución serbia y el ejército monárquico serbio entra en Croacia.

Las reacciones a esta anexión "de facto" son extremadamente vivas, ya que los ocupantes no son nada de tiernos. "Desde el primer día de la proclamación del nuevo Estado comienza la lucha de los croatas en contra este Estado ... junto con la llegada de las tropas serbias en los países croatas comienza el terrorismo balcánico, el asesinato y las palizas a los campesinos croatas" escribe J. Horvath, lo cual es confirmado por Rivet, el enviado especial del periódico "Temps" : "En Belgrado ... la idea serbia, se impone sobre la idea yugoslava. Para el militar serbio, Yugoslavia parece significar simplemente Serbia". Dadas estas condiciones, los croatas no asistirán a la Asamblea Constituyente que vota la Constitución llamada Vidovdan; sus preocupaciones son otras como lo indica el texto de esta petición que ellos envían al Presidente Wilson el 19 de mayo de 1919:

"Nosotros todos, firmantes o habiendo trazado una cruz delante nuestro nombre, ciudadanos y ciudadanas croatas, con más de dieciocho años de edad, invocamos el derecho que tienen todos los pueblos de disponer de ellos mismos, y exigimos con toda la fuerza de nuestra conciencia y de nuestra inteligencia la República Croata Campesina Neutral. Pedimos también para la Nación Croata, cuya historia es milenaria, la convocación de una Asamblea Constituyente Croata, separada e independiente, y demandamos que esta convocación sea hecha antes que la Conferencia de la Paz tome una decisión definitiva sobre la suerte de la Nación Croata.

El Comité Central del Partido Croata Popular Campesino." A pesar de las amenazas y la confiscación de numerosos paquetes de hojas firmadas, esta petición recogerá más de 150'000 firmas, y conducirá a su autor Stjepan Radic, a la prisión. La cólera de los serbios se materializa por lo demás, de manera muy brutal como lo prueba uno de los documentos anexados a la petición: "La aplicación de la paliza siendo de más en más frecuente y provocando muchas veces la muerte, - 25 a 30 golpes de bastón por persona - una delegación a la cabeza de la cual se encuentra el diputado Hrvoj fue enviada a Praga, hacia fines del mes de enero de 1919, para denunciar esta barbarie asiática ante el presidente de la República Checo-Eslovaca T.S. MASARIK. La bastonada cesa por un tiempo, pero ella será retomada con más fuerza que antes."

--- 0 ---

Pero, volvamos algo atrás, para seguir paso a paso el acontecer de la historia. En el verano de 1918, Francia ha rechazado a las tropas alemanas más allá de Amiens y los soldados americanos desembarcan cada vez en mayor número en Europa. A pesar de la paz firmada con Lenin a fines de 1917, las fronteras alemanas están siendo amenazadas, por este motivo Alemania repliega sus fuerzas de los Balcanes hacia Alemania y Austria. El ejército francés, ayudado por el resto de las tropas serbias de 1915, y reconstituido en Corfú, lanza una nueva ofensiva sobre el frente de Salónica. 

Abandonada por Alemania, Bulgaria firma el armisticio el 3 de noviembre de 1918. En Croacia, desde comienzos de 1918, los soldados croatas abandonan el ejército austríaco y numerosas revueltas estallan en la marina austríaca en Kotor, Šibenik y Pula. Movimientos políticos se crean en las regiones eslavas del Imperio de Austria, los que dan nuevas estructuras políticas para la Unión de los Eslavos del Sur:

1918, Agosto: Consejo nacional esloveno.

20 de septiembre: Consejo nacional de Bosnia-Hercegovina. El Consejo enviará a Zagreb 21 diputados elegidos, de los cuales 18 croatas y 3 musulmanes. La ausencia de los representantes de la minoría serbia se explica por la política proserbia y la hostilidad de los serbios hacia los musulmanes, como en Serbia en el siglo XIX y después de las guerras balcánicas y la Primera Guerra mundial. Para los serbios, los musulmanes solo tenían una elección a tomar: emigrar hacia Turquía o convertirse a la religión ortodoxa, lo cual les convertía automáticamente en serbios.

1918, 5 de octubre: Consejo nacional croata en Zagreb.

6 de octubre: Creación en Zagreb de un Consejo nacional de las Naciones y regiones bajo la dominación del Imperio: Croacia y sus regiones, Bosnia y Voivodina. El presidente de este Consejo nacional es el Esloveno Korošec y sus vice-presidentes: Ante Pavelić, croata y S. Pribičević, representante de la minoría serbia en Croacia.

19 de octubre: El Consejo nacional de los croatas, eslovenos y serbios declara tomar todo el poder político y reemplaza en estas regiones el poder del Imperio y suprime las fronteras artificiales impuestas por los austríacos.

29 de octubre: El Sabor de Croacia vota la independencia de Croacia; confirma al Consejo nacional como único poder político en las antiguas provincias del Imperio.

Así, después de transcurridos cuatro siglos (1526) de la unión con Austria, ocho siglos con Hungría (1101), Croacia volvía a ser independiente pero con la perspectiva de unirse con sus vecinos y otros pueblos eslavos del Sur, para reconstruir un nuevo futuro en libertad y democracia. Desgraciadamente, era solo una ilusión. Otros eran los planes en los sueños serbios. El gobierno serbio reconoce el Consejo nacional de Zagreb y pide a los Aliados su reconocimiento como único gobierno legal para Croacia, Eslovenia y Bosnia. Un poco antes, en octubre de 1918, Polonia con Galitzia, Hungría y Checoslovaquia proclaman su independencia. Con la capitulación del 3 de noviembre de 1918, el Imperio de Austria-Hungría dejaba de existir.

El 13 de noviembre, es liberada Belgrado; algunos días después, el ejército francés y los serbios ocupan Timisoara en Rumania y Hungría del Sur hasta Subotica (Voivodina). Hungría firma entonces el armisticio. Al llamado del Comité nacional de Bosnia, el ejército serbio penetra en Bosnia y llega a Sarajevo el 6 de noviembre. A Zagreb llega el 14 de noviembre, y enseguida a Split y a Dubrovnik; pero la costa croata, con la ciudad de Zadar, siguen ocupadas por Italia. A fines del mes de noviembre, se fija la frontera de Eslovenia con Austria e Italia.

________________

Gaspar Glavic: Mis lecturas sobre los 2000 años de la historia de Croacia
Studia Croatica - electronic edition
______________________________________________________________


Saturday, 29 October 2016

46 - 1914-1918-el comité croata, el comité yugoslavo y Serbia - 2000 Años de historia de Croacia


1914-1918-el comité croata, el comité yugoslavo y Serbia

Ya antes de la guerra de 1914, un número cada vez mayor de hombres políticos croatas eran partidarios de que Croacia abandonara el Imperio de Austria y se integrara en una unión con todos los eslavos del Sur. Era también el deseo existente en los hombres políticos de Dalmacia, que además luchaban por la unión política entre Dalmacia y Croacia. Austria siempre había prometido cumplir estos anhelos a los dálmatas, pero en la práctica, nada hacía el poder austríaco para hacerlos realidad. Muchos de estos croatas se encuentran en el extranjero cuando estalla la guerra de 1914, los que sienten una profunda preocupación por la suerte que podía correr Croacia; la preocupación se vuelve angustiosa al conocer la venta de Istria y Dalmacia a Italia por los Aliados en 1915. Un "Comité croata" se crea en Roma en 1914, después de la entrada de Italia en la guerra; el comité se instala en París en abril de 1915 y en seguida se traslada a Londres en donde adoptará el nombre de "Comité yugoslavo", en el cual los dirigentes políticos más conocidos son Frano Supilo de Dubrovnik, Ante Trumbić de Split y el escultor croata Ivan Meštrović.

En este Comité estaban representados los diferentes pueblos y tendencias políticas de Croacia, Eslovenia, Istria y Dalmacia, vale decir, de las provincias eslavas del sur del Imperio austríaco. Ninguno de los representantes que concurren a la formación de este comité, poseen algún tipo de mandato político ya fuese de un gobierno local o del Sabor de Croacia, Bosnia o Eslovenia. El Comité yugoslavo será muy bien recibido por la diáspora de los países que lo constituían y especialmente entre los croatas, cuya emigración alcanzaba ya a los 600'000 croatas dispersados a través del mundo, desde Canadá en América del Norte hasta el extremo sur de América, con Chile y Argentina, tal como Australia en el Pacífico, sin contar a los eslovenos, bosnios y macedonios.

Los miembros del Comité, carecían de experiencia en negociaciones políticas, salvo Frano Supilo, y ellos defenderán con cierta rudeza la idea de la unión de los Eslavos del Sur en up Estado federal, sobre el principio de la igualdad, en la que cada nación conservaría una cierta autonomía a definir para cuando terminase la guerra. Uno de los hombres mas activos en este Comité yugoslavo, Frano Supilo, hace una gira a través de las capitales europeas y al llegar a San Petersburgo, se entrevista con el ministro ruso de relaciones exteriores, quien le confidencia sobre la "venta" de Dalmacia y de Istria, condición que puso Italia para entrar en la guerra al lado de los Aliados. Otros Comité buscarán también exponer sus ideas al gobierno serbio en el exilio y a Nicolás Pašić, representante serbio en estos intercambios de ideas y que seguirá como tal en las negociaciones que se realizarán sobre este tema. Para Nicolás Pašić, que representa al gobierno en el exilio y es el mandatario político de la "Mano negra", el objetivo principal para después de la guerra, debe ser la creación de la "gran Serbia" y no una verdadera y equitable unión de las naciones eslavas. Ya hemos visto que Serbia se veía a si misma como el Piemonte de los Balcanes o la nación dominante de una futura unión eslava del Sur, en la cual Serbia conservaría el poder dominante o mayoritario en relación a los croatas, eslovenos, bosnios, macedonios, montenegrinos, etc. Hasta 1917, Nicolás Pašić sabrá utilizar al Comité yugoslavo para realizar su política al servicio exclusivo de los intereses serbios, como cuando exige la Tracia griega y Salónica en intercambio de Dalmacia prometida a Italia por los Aliados, a pesar de que Dalmacia jamás fue serbia en el curso de su historia, salvo durante escasos meses durante la ocupación del zar Dušan. Entre los miembros del Comité, quizás el único que comprendió el peligro que significaba las conversaciones con los serbios, fue Frano Supilo, quien se da cuenta que no era solo una diferencia de puntos de vista lo que impedía que serbios y croatas concordaran para llegar a un buen fin en las discusiones, sino una diferencia profunda e insuperable entre las concepciones del Comité yugoslavo y Nicolás Pašić. Supilo abandona por estas razones el Comité en 1916 y muere poco tiempo después, habiendo perdido toda ilusión en cuanto al futuro de Croacia junto a Serbia. Pero en 1917, Nicolás Pašić cambia de táctica ante la presión de los acontecimientos políticos:

  • como consecuencia de la Revolución en Rusia, Pašić pierde un aliado muy importante para la realización de la "gran Serbia" por medios "diplomáticos"; 
  • el resultado de la guerra, estando aún incierto, los Aliados presionan a Pašić para que encuentre un terreno de entendimiento con el Comité yugoslavo, dado que ellos han adoptado ya el principio de desmembrar al Imperio de Austria tan pronto termine la guerra;
  • la Declaración de Mayo del "Club yugoslavo" en Viena.

En mayo de 1917, los diputados de Eslovenia, Croacia, Istria, Dalmacia y Bosnia son convocados a Viena al Consejo de la corona, oportunidad que aprovechan para crear el Club yugoslavo, en el cual se discute del futuro de sus naciones. Una declaración del Club - la declaración de Mayo - es dada a conocer en el Parlamento de Viena por el esloveno Anton Korošec, que exige la unión de los eslovenos y croatas dentro de un cuadro federal del imperio de Austria y en las fronteras existentes en el mismo. Esta declaración tuvo mucha repercusión en Europa y sobre todo en los países concernidos. 

Era la última oportunidad para el Imperio y Croacia. Pero, será desaprovechada y el Imperio se derrumbará irremediablemente. La Mano negra continúa oponiéndose a toda negociación respecto a la creación de la unión eslava y menos aún sobre un principio federal e igualitario, y cuando ella amenaza de asesinar al rey y a Nicolás Pašić su ministro, los principales miembros de la organización terrorista serbia son detenidos en Corfú junto a su jefe Apis y ejecutados en Salónica en 1918.

La revolución social en Rusia y sobre todo la nueva amenaza de una Federación del imperio austríaco después de la declaración de mayo hecha por los representantes croatas y eslovenos en Viena, hacen decidir a Nicolás Pašić de aceptar las discusiones en un plano más serio con el "Comité yugoslavo". Un compromiso es elaborado en Corfú (la declaración de Corfú del 20 de julio de 1917); después de las discusiones de más de un mes entre Pašić y el Comité yugoslavo, se llega a un compromiso y consecuentemente, a una declaración firmada, en la cual se estipula la creación, después de la guerra, de un Estado común compuesto por Serbia y las naciones del Imperio de Austria

Ø      El nuevo Estado se llamará Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos;
Ø      La dinastía que reinará sobre este nuevo Estado, será la de los Karageorgevich;
Ø      El nuevo Estado será una democracia parlamentaria; 
Ø      Una nueva constitución será proclamada después de la guerra, fijando la organización de un nuevo Estado; ella deberá ser adoptada con la mayoría de los dos tercios.

Pero todo esto era nada más que el comienzo, solo algunos grandes principios sobre la unión del nuevo Estado para después de la guerra. Lo que se mantiene aún muy vago en esta declaración, es la futura organización del Estado: Para los croatas y los eslovenos, el principio de un Estado confederal o federal era lo esencial, ya que esa era la causa principal por la que ellos luchaban contra el Imperio en el cual vivían. Para los serbios y Pašić, la organización del nuevo Estado la concebían muy centralizada, y desde luego, bajo la conducción de los serbios, lo cual les permitiría, "por otros medios", alcanzar su objetivo principal: la realización de la gran Serbia. El principio de "federación" o "confederación" y la "autonomía interna", no fueron seriamente abordadas y discutidas, ya que por la situación que atravesaba Europa y para no romper las negociaciones, prefirieron postergar la discusión sobre estos "detalles", para después de la guerra. Y será a causa de estos "detalles" y de la no precisión de estas ideas tan vitales, de donde nacerán las discordias y las desgracias del nuevo Estado, desde el mismo año de 1918.

Es curioso constatar que al nuevo Estado se le pone el nombre de Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, por la sola razón de que la parte serbia no acepta el término yugoslavo, y que el nombre de Yugoslavia nacerá solo recién en 1929 durante la dictadura de Alejandro Karageorgevich. Notemos también que en este nuevo Estado, a Bosnia, Montenegro y a Macedonia, no se les menciona. Si hay algo que tranquiliza a los croatas y eslovenos, es la declaración del presidente norteamericano Woodrow Wilson, la que consta de catorce puntos en los cuales se estipula entre otros, que "las naciones del Imperio de Austria podrán pronunciarse libremente en lo que concierne a su futuro", lo que conforta a los representantes croatas y a Ante Trumbić, signatario de la declaración. Al acercarse el fin de la Primera Guerra mundial, la realización de la gran Serbia está muy lejos de materializarse, menos aún con la proclamación de independencia de Eslovenia, Croacia, Bosnia y Voivodina; a esto se le agrega la constitución de un Consejo nacional en Zagreb y para colmo de males para las pretensiones hegemónicas serbias, el Presidente Wilson de Norte América, a proclamado el "derecho de los pueblos a disponer de ellos mismos" (la autodeterminación de los pueblos).

Serbia acepta entonces una nueva reunión con el Comité yugoslavo y el Consejo nacional de Zagreb, que se efectúa en Ginebra los primeros días de noviembre de 1918. Pero los acuerdos de esta Conferencia, son arrojados de inmediato al papelero por Serbia quien organiza un verdadero golpe de Estado político-diplomático proclamando precipitadamente la unión entre Serbia y las naciones del Imperio de Austria. Ese día del lero. de diciembre de 1918, los serbios creen haber realizado al fin su sueño de la gran Serbia.

________________

Gaspar Glavic: Mis lecturas sobre los 2000 años de la historia de Croacia
Studia Croatica - electronic edition
_____________________________________________________________


45 - La Primera Guerra Mundial - 2000 Años de historia de Croacia


LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL


Ya hemos visto como el atentado que cuesta la vida al heredero al trono de Austria y a su esposa, lleva a una guerra europea, que pronto se transforma en la Primera Guerra mundial. Alemania y Austria deseaban dar una buena lección a la pequeña Serbia y calmar sus ardores expansionistas; Austria declara la guerra a Serbia el 28 de julio y desde las orillas de los ríos Sava y Danubio, comienza a bombardear Belgrado. Los dirigentes de Viena, como así mismo las capitales europeas, estaban convencidas que la Doble Monarquia (Austria-Hungria), con sus 51 millones de habitantes y sus fuerzas armadas estimadas en 1'300'000 hombres, no podrían tener mayores problemas en derrotar en muy poco tiempo a un país como Serbia, con solo 4 millones y medio de habitantes y unas fuerzas armadas de apenas 520'000 soldados. Para los expertos militares, la guerra no debería durar más de unos pocos meses. Pero la guerra pronto irá implicando a más y más países, y durará cuatro años con un costo en vidas humanas de siete millones de muertos. Como previsto, Rusia llega en ayuda de Serbia y amenaza la región de Galitzia, lo que obliga a los mandos austríacos a modificar sus planes de movilización. Alemania entra a su vez, en ayuda de Austria, declarando la guerra a Rusia el 1° de septiembre de 1914, y acto seguido es Francia e Inglaterra que le salen al camino a Alemania.

Después de los primeros éxitos de Austria, el ejército serbio resiste con mucho valor a las fuerzas austríacas, sobre todo cuando Austria a debido retirar una gran parte de sus tropas de Serbia para enviarlas a Galitzia en el frente contra Rusia y enseguida, en 1915, contra Italia. En 1915, Italia acepta de entrar en guerra contra Alemania a condición de obtener en contrapartida los territorios croatas de Istria y Dalmacia hasta Split y una parte de Albania. Para este efecto, un pacto secreto se firma en Londres en 1915 entre Francia y Gran Bretaña, con el acuerdo de Rusia, la cual no acepta todas las exigencias de Italia y obtiene para Serbia la costa croata desde Split hasta Dubrovnik. Pero las sorpresas no terminaban aún entre estos "repartidores de territorios ajenos". Serbia, considerándose "perjudicada" por la entrega de Dalmacia a Italia, pide ser "compensada" y exige a sus aliados que le entreguen Grecia del Norte hasta el puerto de Salónica y el monasterio serbio de Hilandar en el Monte Athos. Los Aliados quedan estupefactos por esta exigencia de Serbia, ya que ignoraban que esta misma pretensión ya la habían planteado los serbios hacía un siglo atrás a Rusia para resucitar la gran Serbia efímera del siglo XIV

Cuando Albania entra en guerra contra Serbia, en 1915, el ejército serbio deberá elegir entre rendirse o escapar a través de Albania hacia el mar Adriático. Los serbios se repliegan cruzando las montañas hacia Albania, en pleno invierno de 1915, en compañía de decenas de miles de civiles serbios. Nuevamente el Kosovo será testigo de una terrible derrota serbia. Del 25 de noviembre al 16 de enero de 1916 se lleva a cabo la retirada de las fuerzas serbias, que irán dejando en el camino a miles y miles de muertos. Un camino al calvario, que marca un recuerdo imborrable en la memoria colectiva serbia.

Al viejo rey serbio Pedro I, lo llevan enfermo, en una carreta tirada por bueyes, le siguen el gobierno serbio, su estado mayor, miles de civiles con mujeres y niños; también van los monjes con las reliquias de San Esteban I, todos ellos atravesando áridas montañas de un país como Albania, cuya población no a olvidado los recientes abusos serbios de hace un año. Cerca de 20 mil morirán en esta travesía, y los sobrevivientes que logran llegar a los puertos del Adriático serán embarcados en navíos franceses, ingleses e italianos. A fines de 1916, los Aliados enviarán a estas tropas serbias, sobre el frente de Salónica. Después de los primeros éxitos de las fuerzas del Eje en la guerra, ésta se transforma en una larga guerra de trincheras en todos los frentes, después de la famosa batalla del Marne en territorio francés. En 1917, se producen dos hechos importantes:

  • la revolución bolchevique en Rusia y su salida de la guerra,
  • la entrada en la guerra de Estados Unidos al lado de los aliados. La derrota de Alemania y de Austria, estaba cercana.

En el comienzo de la guerra, algunos pensaban que los soldados y oficiales croatas incorporados en los ejércitos austríacos no combatirían por Austria contra Serbia e Italia. Pero esto no fue así. Al luchar contra los italianos y serbios, los soldados croatas estaban conscientes que ellos luchaban por Croacia, ya que sabían que Dalmacia y Bosnia habían sido vendidas por los Aliados a Italia y Serbia. En Italia, el pequeño ejército croata y esloveno propina una derrota al poderoso ejército italiano y defiende heroicamente sus posiciones hasta 1918. A partir de septiembre de ese año de 1918 los sucesos se precipitan:

  • el 29 de septiembre: capitulación de Bulgaria; 
  • el 30 de octubre: capitulación de Turquía.
  • el 17 de octubre, el emperador Carlos de Austria propone al fin una "federación de naciones" del Imperio. La respuesta será la proclamación de independencia de los países que lo componen.
  • el 24 de octubre Hungría se proclama independiente; 
  • Checoslovaquia lo hace el 28 de octubre y 
  • Croacia el 29 de octubre.

________________

Gaspar Glavic: Mis lecturas sobre los 2000 años de la historia de Croacia
Studia Croatica - electronic edition
_______________________________________________________________


Sunday, 23 October 2016

48 - La Conferencia de Ginebra (6-9 noviembre 1918) - 2000 Años de historia de Croacia


LA CONFERENCIA DE GINEBRA (6-9 noviembre 1918)

Estando próximo el fin de la guerra, los acontecimientos históricos se aceleran desde comienzos del año 1918, y particularmente en el verano (junio-julio-agosto) de ese año: 

  • declaración de 14 puntos del Presidente Wilson y "el derecho de las naciones del Imperio de Austria a la independencia";

  • proclamación de independencia de todos los componentes eslavos del Sur del Imperio y de Hungría en octubre;

  • armisticio firmado por Austria el 3 de noviembre;

  • constitución en Zagreb de un gobierno provisorio para las naciones eslavas de Austria.

Todos estos sucesos trastornan la estrategia de Serbia en cuanto a la creación de la -gran Serbia-, gracias a la guerra y a los Aliados, y sobre todo a la existencia de un gobierno representativo en Zagreb de las ex naciones del Imperio, comprendiendo también a Bosnia. A pedido de Francia, el gobierno serbio acepta una Conferencia en Ginebra con el Consejo nacional de Zagreb y el Comité yugoslavo de Londres que ha firmado la Declaración de Corfú en 1917, sobre la Unión de los Eslavos del Sur en un solo Estado.
El acuerdo de la Conferencia de Ginebra indica: 

  • la unión de los Eslavos del Sur en un solo Estado de los serbios, croatas y eslovenos;

  • el Consejo nacional de Zagreb es el único gobierno legítimo en las ex provincias del Imperio de Austria hasta las elecciones libres para la futura Constituyente y la proclamación de la nueva constitución;

  • este acuerdo de Ginebra no podrá ser modificado que por el Consejo nacional de Zagreb y el gobierno serbio de Belgrado.

Los dos signatarios de este acuerdo dirigen una nota de protesta a los Aliados por la ocupación de Dalmacia por Italia (obtenido en el acuerdo secreto de Londres en 1915). 

El presidente Wilson estuvo en contra de este acuerdo, y no aceptó firmarlo en representación de Estados Unidos. A pesar de todas las imprecisiones y vaguedades que rodeaban la organización del nuevo Estado de Serbios, Croatas y Eslovenos, el acuerdo de Ginebra podía constituir una base satisfactoria para la nueva Unión de los Eslavos del Sur sobre los principios de autonomía, de democracia y de igualdad (federación o confederación) de todas las naciones. Pero algunos "detalles históricos" y poco conocidos, nos muestran que para los serbios, la firma de este acuerdo en Ginebra no tenía ni el menor valor para ellos, ni en lo moral ni en lo jurídico, y que era solamente un medio para llegar a la "creación por otros medios" de la gran Serbia:

1. El Esloveno Korošec, presidente del Consejo nacional de Zagreb, llega el día mismo de la firma del acuerdo, ya que la diplomacia serbia hizo todo lo posible por retardar la obtención de su visa para que no lograse asistir a la Conferencia de Ginebra. El acuerdo fue negociado por Ante Trumbić, presidente del Comité Yugoslavo, sin tener instrucciones precisas del Consejo Nacional de Zagreb.

2. Nicolás Pašić, signatario del acuerdo en representación de Serbia, es desaprobado por otro ministro de su gobierno, J. Protić, y S. Pribičević, el líder de la minoría serbia en Croacia; tanto Protic como Pribičević, son apoyados en esta desautorización a Pašić, por el mismo rey Alejandro I,

3. Korošec y Trumbić se verán impedidos nuevamente de llegar oportunamente a Zagreb, lo que da como resultado que el Consejo nacional de Zagreb no conoce las cláusulas del acuerdo de Ginebra. El Consejo viaja a Belgrado el 29 de noviembre y el único que tiene conocimiento del acuerdo es el serbio de Croacia Pribičević, quien a sido informado por el gobierno serbio pero sin que este rinda cuenta al Consejo nacional.

4. Después del armisticio firmado por Austria, el 3 de noviembre, Italia y sus fuerzas armadas, convertidas de la noche a la mañana en "heroicas", y no teniendo enemigos a la vista, comienzan a invadir y ocupar los territorios croatas en Istria y Dalmacia. El avance del ejército italiano provoca indignación en Zagreb y más aún entre los diputados de Dalmacia, que exigen una unión rápida con Serbia con el fin de mejor defenderse contra Italia.

5. Ante la amenaza italiana, el Consejo nacional de Zagreb, no conociendo aún los acuerdos de Ginebra, delibera sobre la unión con Serbia el 24 de noviembre y designa una delegación el 29 del mismo mes, para que negocie con Belgrado y le entrega las instrucciones siguientes:

a) la constitución del nuevo Estado de los Serbios, Croatas y Eslovenos será elaborada en una Constituyente después de las elecciones libres, y deberá ser aprobada con una mayoría de dos tercios de los votos en lo que concierne a la forma del Estado (monarquía o no), las estructuras políticas del Estado (centralizado, federación, confederación), las libertades políticas;

b) en espera de la nueva Constituyente, se debe crear un Consejo de Estado, compuesto por todas las nacionalidades y regiones; 

c) el Gobierno Provisorio será responsable ante el Consejo de Estado;

d) las asambleas de las diferentes naciones o regiones serán responsables de la administración sobre su territorio.

Estas recomendaciones debían satisfacer a los partidarios de la Federación o de la Confederación con Serbia. A la reunión del 24 de noviembre en Zagreb del Consejo nacional, Esteban Radić, el líder croata, declara:

"=Nosotros, croatas, no deseamos un Estado, sino un Estado federal en el cual Croacia pueda salvaguardar su autonomía política conservando la soberanía que ella ha tenido desde hace diez siglos, y que garantice sus derechos nacionales y culturales ="

6. El Consejo nacional serbio de Voivodina, compuesto de 90% de serbios y algunos croatas, rusos y rutenos, y ante la ausencia de los húngaros y alemanes mayoritarios en Voivodina, aprueba la unión con Serbia el 25 de noviembre. (Voivodina había sido ocupada por las tropas francesas y serbias).

7. El 26 de noviembre, la Asamblea de Montenegro vota "después de la destitución del rey Nicolás Petrović", la unión incondicional con Serbia.

8. Al mismo tiempo que la delegación del Consejo nacional de Zagreb viaja a Belgrado para firmar la unión con Serbia, los Aliados reconocen al Consejo nacional como el único poder legítimo en las provincias eslavas del sur del ex Imperio austríaco.

9. La delegación del Consejo nacional llega a Belgrado el 29 de noviembre, conducida por sus dos vice presidentes, el croata Ante Pavelić y el serbio de Croacia S. Pribičevič, y con la ausencia del Presidente Korošec, aún en el extranjero, y sin cumplir con las instrucciones recibidas de Zagreb, firman la declaración junto al rey Alejandro, el 1ero. de diciembre de 1918. Bajo el pretexto de la amenaza italiana, Pribičević entrega todo el poder a la Serbia de Alejandro I. El sueño de la -gran Serbia- está a punto de realizarse, salvo que, ese mismo día, comienzan las hostilidades entre los serbios y todos los otros pueblos no serbios de los Balcanes.

________________

Gaspar Glavic: Mis lecturas sobre los 2000 años de la historia de Croacia
Studia Croatica - electronic edition
_______________________________________________________________